Los ojos de la ceguera en la mirada de Saramago

En su discurso de aceptación del Premio Nobel de Literatura, en 1998, el escritor portugués José Saramago dijo lo siguiente:

“Ciegos. El aprendiz pensó “Estamos ciegos”, y se sentó a escribir el Ensayo sobre la ceguera para recordar a quien lo leyera que usamos perversamente la razón cuando humillamos la vida, que la dignidad del ser humano es insultada todos los días por los poderosos de nuestro mundo, que la mentira universal ocupó Captureel lugar de las verdades plurales, que el hombre dejó de respetarse a sí mismo cuando perdió el respeto que debía a su semejante. Después el aprendiz, como si intentara exorcizar a los monstruos engendrados por la ceguera de la razón, se puso a escribir la más simple de todas las historias: Una persona que busca a otra persona sólo porque ha comprendido que la vida no tiene nada más importante que pedir a un ser humano. El libro se llama Todos los nombres. No escritos, todos nuestros nombres están allí. Los nombres de los vivos y los nombres de los muertos”.

Capture2En estos días el club de lectura, Los Candeleros, discutió Ensayo sobre la ceguera, libro que ha sido adaptado al cine y en teatro. Sus personajes van perdiendo la vista en una claridad insoportable y van enfrentando y sorteando toda clase de situaciones trágicas, cómicas y fatales. Un conductor queda ciego frente al semáforo, y detrás de él mientras se genera la acción la pierden también. Una obra difícil de estructurar, con diferentes lecturas, múltiples perspectivas y diversas interpretaciones, que van desde la psicología, la sociología, la política y hasta lo sensorial. Muchos hubieran deseado que Saramago elaborara más sus personajes sin nombre, la ciudad sin geografía y los caracteres sin mirada. Pero, precisamente esa es la sensación que quiso dejar a sus lectores. Que miraran a través de la claridad insoportable de la razón de sus personajes. Que le doliera la vista y hasta que pensar en el otro despertara la angustia.

El poeta inglés John Milton quedó ciego. El bibliófilo argentino Jorge Luis Borges quedó ciego. También Homero y benito Pérez Galdós. Seres que vieron mucho, imaginaron mucho y crearon mucho, con mucha visión, a pesar de sus ojos tapados, vendados.

En el libro está presente el eterno retorno de Nietzsche, cuando una y otras vez aparecen más ciegos y en semejantes circunstancias cada uno acciona de acuerdo a su psiquis pero dentro de un circulo delimitado. Es un libro duro y rudo, en e que los refranes, los juegos de palabras y las declaraciones contundentes estremecen al lector.

CaptureSaramago, escribió su primer libro a los 27 años, Tierra de pecado en 1947, pero no fue hasta 1966 que publicó su segundo libro, Poemas posibles. Es decir, que estuvo 20 años sin publicar. Y su lanzamiento como narrador de reconocimiento internacional se produjo en 1991, a los 71 años, con El evangelio según Jesucristo, novela censurada en su país ante la presión de la Iglesia Católica. En ese momento ni Charlie Hebdo salió en defensa de Saramago.

El evangelio según Jesucristo, fue traducida al español en 1998. Ese año ganó el Premio Nobel de Literatura. Esa fue la primera obra que leí de Saramago. No sabía nada de él hasta ese momento. Y se convirtió en uno de mis escritores favoritos.

Falleció en 2010 dejando una obra extensa, polémica y creativa. Y regreso a 1998 con una cita de su mensaje en la fundación Nobel.

El hombre más sabio que he conocido en toda mi vida no sabía leer ni escribir. A las cuatro de la madrugada, cuando la promesa de un nuevo día aún venía por tierras de Francia, se levantaba del catre y salía al campo, llevando hasta el pasto la media docena de cerdas de cuya fertilidad se alimentaban él y la mujer. Vivían de esta escasez mis abuelos maternos, de la pequeña cría de cerdos que después del desmame eran vendidos a los vecinos de nuestra aldea de Azinhaga, en la provincia del Ribatejo. Se llamaban Jerónimo Melrinho y Josefa Caixinha esos abuelos, y eran analfabetos uno y otro.

Para finalizar comparto este vídeo del canal Rincón de Literatura del servicio YouTube:

Publicado en General | Deja un comentario

El capital en el Siglo XXI, visto por el economista francés Thomas Piketty

image_1165_1_232162El Fondo de Cultura Económica (www.fcede.es), ha publicado la versión en español de El Capital en el siglo XXI, del economista francésThomas Pikkety. Se trata de una obra de 663 páginas con anejos y gráficas enlazadas en su página http://piketty.pse.ens.fr/fr/. El economista, que ha sido acusado de radical por los grupos conservadores y suave o ligero por los más radicales, presenta un análisis del capitalismo tomando en cuenta estudios estadísticos sobre ingresos en 20 países, entre los que se encuentran Francia, Estados Unidos y el Reino Unido. Su libro ha sido elogiado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y los economistas Paul Krugman, y Joseph Stiglitz, ganadores de premios Nobel de Economía. Piketty repasa las conclusiones de David Ricardo, Karl Marx y Simon Kuznets, así como señala sus limitaciones. También presenta unas gráficas muy interesantes. CaptureCapital s XXI El libro ha resultado tan interesante que en la ciudad de Ponce, al sur de Puerto Rico, un grupo de ciudadanos, contribuyentes, electores, trabajadores, profesores, periodistas, estudiantes y retirados se ha dado a la tarea de estudiar el libro y discutirlo en sesiones cada dos sábados como parte de un Club de Lectura. Las lecturas diversas han dado a intensas discusiones, acalorados debates y amplias conclusiones. Como si David Ricardo, Carlos Marx, Simon Kuxnets, Paul Samuelson y Milton Friedman, estuvieran en la misma mesa. Es un libro que recomiendo. Si sabe leer francés la edición original le servirá muy bien, si prefiere el inglés la traducción es excelente y si el castellano es su lengua vernácula o preferida, la traducción del libro del FCE es muy buena.

Una propuesta de Piketty que me parece interesante es la de imponer un impuesto mundial a la riqueza como parte de un plan para reducir la desigualdad. Su propósito es reubicar el tema de la distribución en el centro del análisis económico. Pienso que Wiliams Jennings Bryan hubiese querido leer este libro. Para Piketty “la desigualdad no es necesariamente mala en sí; el tema central es saber si se justifica, si tiene razones de ser”.

En la contratapa del libro publicado por el Fondo de Cultura Económica, se señala lo siguiente de este libro del que se han vendido más de un millón de copias.

girata“Para Thomas Piketty, los debates intelectuales y políticos sobre la distribución de la riqueza se han alimentado sobre todo de grandes prejuicios y de muy pocos datos. En ese campo de batalla han convergido ideas sobre la igualdad entre los ciudadanos, el derecho de las personas a ser retribuidas conforme a sus méritos, la confianza en que el crecimiento económico mitiga de manera natural los contrastes entre los más favorecidos y los francamente abandona-dos, pero la información concreta, referida a un plazo largo y a diversas geografías, no se había empleado con suficiente rigor para entender cómo se acumula el patrimonio, qué consecuencias sociales tiene ese proceso y qué pueden hacer los Estados para enfrentarlo. El lector encontrará en estas páginas un muy detallado análisis de cómo se han distribuido el ingreso y la riqueza en el mundo, desde el siglo xviii y hasta nuestros días. A partir de una rica base de datos económicos de una veintena de países —disponible en línea para quien quiera profundizar en tal o cual asunto— y con certeras pinceladas literarias —Balzac y Austen sirven para dar ejemplos de cómo las sociedades han entendido su relación con el dinero—, Piketty hace un minucioso recorrido histórico y estadístico para identificar ciertos patrones en el proceso de acumulación del patrimonio en las principales economías. Para el investigador de la École de Economie de Paris, cada nación ha respondido de manera diferente a una ley básica del capitalismo, según la cual el rendimiento del capital suele ser superior, a veces por mucho, a la tasa de crecimiento de la economía, lo que puede estimular la concentración de la riqueza y agravar la inequidad; queda a los Estados decidir, individual o colectivamente, cómo infl uir en esa fuerza polarizante. 18522209El capital en el siglo XXI ha despertado animadas polémicas en prácticamente todo el orbe, en parte por reintroducir entre académicos, políticos, comentaristas y público en general la preocupación sobre las desigualdades sociales; en parte por su propuesta de establecer políticas fiscales de alcance global que moderen la disparidad — impuestos a la riqueza y a la herencia—; en parte por su visión amplia de lo que deben ser hoy las ciencias sociales, y en parte porque ofrece argumentos sólidos, frescos, para que gobiernos y sociedades combatan de manera frontal el flagelo de la desigualdad. Por todo ello, la de Piketty es hoy una voz imprescindible en los tiempos que corren”.

PikettyEl libro consta de 16 capítulos divididos en cuatro partes. En la primera parte discute los temas de INGRESO Y CAPITAL. En ese capítulo trata los subtemas de Ingreso y producción, así como  El crecimiento: ilusiones y realidades.

Mientras tanto en la segunda parte, elabora sobre la dinámica de la relación Capital/Ingreso, en la que aborda los temas de las metamorfosis del capital, de la vieja Europa al Nuevo Mundo, la relación capital/ingreso a largo plazo y el  reparto capital-trabajo en el siglo XXI.

En la tercera parte, bajo el titulo de La estructura de las desigualdades, discute los capítulos Desigualdad y concentración: primeras referencias, Los dos mundos, La desigualdad de los ingresos del trabajo, La desigualdad de la propiedad del capital, Mérito y herencia a largo plazo y La desigualdad mundial de la riqueza en el siglo XXI.

La cuarta parte es muy amplia y controvertible al discutir la propuesta de regular el Capital en el siglo XXI. En esa parte discute los temas: Un Estado social para el siglo XXI, Repensar el impuesto progresivo sobre el ingreso, Un impuesto mundial sobre el capital y La deuda pública.

En estos días en que se discute en Puerto Rico el proyecto de reforma Contributiva con el Impuesto al Valor Agregado como su componente más radical, el libro de Piketty se convierte en una obra indispensable.

Para los interesados, copio el enlace de la entrevista que le hiciera el grupo editorial del Fondo de Cultura Económica en la feria del Libro de Guadalajara así como el Power Point que Pikety utiliza en sus charlas para explicar su libro.

El Power Point lo pueden acceder en la siguiente dirección: http://piketty.pse.ens.fr/files/Piketty2014Capital21c.pdf

Mientras tanto la charla con el grupo de Piketty con economistas del Fondo de Cultura Economía se puede acceder en este encale.   

Publicado en Economía | Deja un comentario

Negocio redondo el anticastrismo

imagesEl veterano periodista español Mauricio Vicent ha expresado en el diario madrileño El País, que el anticastrismo es un negocio. Pocos le han prestado atención a sus palabras y su mismo diario no ha profundizado en las mismas. Y lo dijo Vicent, quien no es muy querido en Cuba.

Desde 1996 se han invertido más de $200 millones de dólares en organizaciones anti-castristas. La mayor parte de las organizaciones e individuos contratados a su vez han subcontratado otras organizaciones e individuos que na su vez han contratado a otras organizaciones e individuos. Y de muchos de ellos no se sabe qué pasó con los fondos asignados. Y de otros no se sabe si cumplieron con los objetivos. Negocio redondo, como diría el comentarista anexionista puertorriqueño, Benny Frankie Cerezo, fenecido recientemente. (http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2006/11/15/AR2006111501631.html)

Estas noticias no aparecen en la prensa de Miami ni tampoco en los vinculados con el grupo GDA. De hecho el caso de los 5 de Cuba, expuso la contratación de periodistas cubanos para propaganda anticastrista en El Nuevo Herald plantando información inflamatoria. Se ha demostrado que el anticastrismo es un negocio. Por eso hay que tomar con pinzas lo que publican todos esos comentaristas que aparecen en CNN, El Nuevo Herald, Diario Las Américas, las radio-emisoras cubanas de Miami y El Miami Herald. (http://www.pslweb.org/reporters-for-hire/analysis/govt-funded-propaganda-part-1.html)

Del mismo modo en que se hace referencia de Granma como el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, hay publicaciones que se podrían catalogar como órganos oficiales en contra del gobierno cubano. El plan Obama-Cuba es un cambio de estrategia. Los partidarios de Cuba no se ilusionen. El plan es el mismo. Convertir Cuba en un paraíso para la inversión y el consumo. Por eso hay quienes consideran que Raúl Castro es el Mikhail Gorbachev cubano.

En 2013 la Oficina de Contabilidad general de Estados Unidos produjo un informe sobre los fondos que se destinaba las actividades anticastritas, denominadas como promotoras de la democracia en Cuba y la evidencia sobre el uso de fondos fue revelador.

Capture

El informe titulado; CUBA DEMOCRACY ASSISTANCE USAID’s Program Is Improved, but State Could Better Monitor Its Implementing Partners. Report to the Chairman, Committee on Foreign Relations, U.S. Senate January 2013 GAO-13-285 United States Government Accountability Office (GAO), resumía lo siguiente:

USAID has been implementing Cuba democracy  assistance efforts since 1996, and State’s role in the program has increased since it began providing assistance several years later, in 2004.

More than $200 million has been provided for these efforts over the past 15 years, with recent growth in the use of worldwide and regional organizations that often use subpartners to help implement program activities.

Despite ongoing challenges stemming from the difficult operating environment in Cuba, since our 2006 and 2008 reports, USAID has taken steps to improve its performance and financial monitoring of Cuba democracy program awards.

While State has also taken initial steps to improve performance monitoring of its Cuba program awards, we found that State’s financial monitoring was lacking in certain areas.

The U.S. Agency for International Development (USAID) and Department of State (State) provide democracy assistance for Cuba aimed at developing civil society and promoting freedom of information.

Typical program beneficiaries include Cuban community leaders, independent journalists, women, youths, and marginalized groups. USAID receives the majority of funding allocated for this assistance, although State has received 32 percent of funding since 2004.

In recent years, both USAID and State have provided more funding for program implementation to for-profit and nongovernmental organizations (NGO) with a worldwide or regional focus than to universities and to NGOs that focus only on Cuba.

All types of implementing partners, but worldwide or regional organizations in particular, used subpartners to implement program activities under 21 of the 29 awards and contracts that GAO reviewed.

Publicado en Cuba, España, General, Libertad de Expresión, Libertad de Prensa, Política, Propaganda, Psicología | Deja un comentario

La noticia y yo, nuestros periodistas y sus memorias

candilSi algo resulta agradable es presentar un libro en una librería. La librería El Candíl, en Ponce, es más que un lugar para comprar libros. En poco tiempo se ha convertido en el espacio obligado para los amantes de la Literatura, los interesados en buena conversación con una taza de café por el medio y los gestores de la cultura. También para uno que otro despistado que creía que en el local todavía vendían relojes o perfumes. Cuando se dan cuenta que venden libros, se quedan a disfrutar del aroma de su café y las joyas de la literatura.  Damos la bienvenida a El Candíl.

MafaldaEl maestro Quino, a través de su personaje Mafalda, nos decía que “no es cierto que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que pasaba era que los que estaban peor todavía no se habían dado cuenta”. Regresar al pasado es bueno, especialmente si no te da vértigo o conmociona el corazón.

Como si fuera desde el pasado, ha llegado a nuestras manos un libro que debimos haber leído antes de que se publicara. Y no es que fuéramos correctores o editores sino que lo que hay en sus páginas lo habíamos escuchado antes. Se trata de La Noticia y yo, nuestros periodistas y sus memorias. Una edición de los maestros Rafy Matos y Arturo Yépez para la Editorial de la Universidad de Puerto Rico.

Es un libro de formato grande. Para algunos es como la versión del diario tamaño estándar que utilizaron los periódicos El Mundo y El Imparcial. Curiosamente el porteador de la ilustración de Yépez que aparece en la portada del libro ofrece esos diarios así como la venerable Alma Latina.

El libro contiene 42 artículos de veteranos periodistas que fueron pioneros en sus respectivos campos. Son testimonios de los años 40 hasta los 90. Medio siglo de periodismo.

Capture13Los editores dedican la obra a la nueva generación de periodistas, que con verticalidad y compromiso están honrando la tradición de buen periodismo de sus antecesores. Esa dedicatoria a modo de emplazamiento es un recordatorio contundente a los que en estos días ejercen el periodismo virtual, hijo del periodismo electrónico y nieto del periodismo del cuaderno sin una compañera grabadora, del verdadero “copy and paste”, y las linotipias. El emplazamiento es sencillo pero al mismo tiempo enorme. Buen periodismo. Punto.

En el prólogo los maestros nos explican cómo surgió el libro de las tertulias que sostuvieron en un cafetín de Puerta de Tierra. Dicho sea de paso, Puerta de Tierra fue algo así como el Paseo de los Periodistas, al ser sede de la mayor parte de los medios de comunicación metropolitanos. Ya le contarán más tarde Rafy y Arturo sobre ese momento histórico.

Y quiero detenerme aquí, para hacer una digresión, si me lo permiten. Les juro que envidio esas tertulias. En Ponce los periodistas no nos reunimos. No existe la tertulia periodística. Hemos abandonado la fraternidad de periodistas. Por eso es que la ASPPRO ha fracasado en su tentativa de organizar un capítulo local y también ha fracasado el intento de crear un organismo fuera de la ASPPRO. En Ponce existe el aislacionismo periodístico. Y es que parece los periodistas que se formaron en las salas de redacción son más sociables que los que se forjaron en los salones de clase. Digo parece, porque no he realizado un estudio de campo. Afortunadamente un joven anciano, Jason Rodríguez, está organizando un encuentro entre la nueva y la vieja guardia del periodismo ponceño, preocupado precisamente por la distancia y el desencuentro. Estén pendientes.

libroEl libro presenta narraciones sobre historias de política, economía, arte y cultura así como de deportes. La nota policial está presente, el testimonio del periodista gráfico también como el caso de Mauricio Pascual, al que le negaron la publicación de una nalga en la portada del diario El Mundo. Presenta además esta obra la agradable experiencia de los caricaturistas. Sabrosa es la crónica de Manuel Morán.

A pesar de que Ponce no es el tema del libro, hay periodistas y momentos históricos de Ponce. Para empezar, el ponceño Miguel Rivera Puig, nos narra los Vericuetos del caso Vigoreaux, Guillermo José Torres toca el Derrumbe de Mameyes, Cruz Roqué Vicéns presenta entre sus cuatro décadas de trayectoria, sus años en Ponce, y el ponceño Nathanael Soltero, narra póstumamente y haciendo patente que en el periodismo y la literatura los muertos también hablan, su asignación principal: cubrir a Carlos Gardel.Ramón Enrique Torres narra la transición de la emisora de la Universidad Católica en Ponce, más tarde WVOZ y WQBS y de all;i a la televisión en San Juan con El 11 en las Noticias de la Cadena Pérez Pérry

Cita con la InjusticiaLa mujer está presente. Norma valle da cuenta de cómo han avanzado las mujeres en el periodismo, mientras Sylvia Gómez relata las incidencias en su carrera. Yolanda Vélez Arcelay, Helga Serrano, Ruth Merino, Vilma Pérez, Rosa Julia Parrilla, Mieremil Rodríguez, Ángeles Alvarado, Julieta Muñoz, confirman en sus crónicas lo que Norma Valle valora en su artículo.

Irene Garzón Fernández, cuenta la Historia de una renuncia denunciada, sobre la renuncia del senador Miguel Hernández Agosto, en marzo de 1971. Rafy Matos nos narra en Una nochevieja de fuegos infernales, la terrible experiencia de un reportero frente al fuego del hotel Dupont Plaza, en la noche de año viejo de 1986.

El mayagüezano Frank Gaud, relata que no se publicó de Toño Bicicleta el 29 de noviembre de 1995. Don Aníbal González Irizarry, quien sin proponérselo fue maestro a través del lente de dos generaciones de periodistas, presenta su testimonio de la tarde del 16 de agosto de 1964 en Mayagüez, cuando al Vate Luis MUñoz Marín, le dijeron que No se fuera, aunque a fin de cuentas se llevó el bate y la bola para dejar a Roberto Sánchez Vilella con un guante roto.

El MundoNIlsa Pietri rescata el reportaje sobre El Escándalo de las nóminas, del representante Jorge Navarro Alicea, a finales de marzo de 1982. La denuncia de que mantenía a su esposa en nómina dio paso a estrictas normas contra el nepotismo. Ahora, los listos del Capitolio lo que hacen es emplear a familiares en otras oficinas y le pasan por el lado a las normas.

Robert Friedman en su memoria Asesinos a sangre fría, relata la cobertura del asesinato del abogado Allan Randall el 22 de septiembre de 1977. Hay muchas fotos interesantes. Fotos históricas. El maestro Nelson del Castillo aparece en una con 40 años menos y es posible que 40 libras también, compartiendo con estudiantes. Todos hemos vivido escenas similares, como estudiantes y como periodistas.

Son 42 testimonios, así que no voy a enumerarlos ni comentarlos todos, pero me agradó mucho que Don Joaquín Martínez Rousset enviara su participación. Medio siglo de periodismo circula por sus venas y esa experiencia hay que rescatarla. No sé si se pueda publicar en algún momento una antología de su columna Desde el Dugout, que duró tres décadas.

La cobertura de eventos internacionales se abordan en el libro. Leer la crónica de Ismael Torres sobre el asalto a los asaltantes de la Embajada de Japón en Perú en abril de 1997, nos muestra no solo la forma en que se maneja el lenguaje en el periodismo internacional sino también la cercanía con el peligro y las posibilidades de expulsión de un país por la publicación de informes no agradables o sensitivos, en aquel caso el gobierno de Alberto Fujimori.

También causa mucha curiosidad la presentación de crónicas del mundo laboral del periodismo, las huelgas e intensas negociaciones, los cierres dolorosos y la desaparición de diarios que marcaron una huella en nuestra historia.

Policía mata otro agenteTambién me resultó agradable el relato del maestro Arturo Yépez, de coincidencias, noticias y caricaturas, así como de José Rodríguez Báez. La primera vez que toqué un periódico fue por la sección de historietas y me maravillaban las que presentaba el maestro Carmelo Filardi en la sección editorial. Hasta un libro se ha publicado sobre la obra de Filardi en el diario El Mundo bajo la era de Luis Muñoz Marín.

Albert Camus, nos advirtió hace medio siglo que “es preciso que nos ocupemos también del periodismo de ideas. La concepción que tiene la prensa de la información, ya lo hemos dicho, podría ser mejor. Se quiere informar rápido en lugar de informar bien. La verdad no se beneficia con ello”. Eso es lo que nos está pasando en nuestros días, a raíz del surgimiento de las redes sociales.

El “breaking news” nos absorbe y lo que se genera es la fragmentación de la noticia. Una cosa es una noticia en desarrollo y otra la noticia completa.

10deOroY regreso a Mafalda; “No es cierto que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que pasaba era que los que estaban peor todavía no se habían dado cuenta”. Los autores se dieron cuenta de eso en sus días y no se quedaron quietos o callados.

En las redacciones fueron de los que ayudaron a dirigirnos a un mundo digital para agilizar el tratamiento y la transmisión de información, pero más importante es el hecho de que los obstáculos que superaron en sus días, los hicieron mejores seres humanos, haciendo patente la expresión de Ryszard Kapuściński, de que “para ser buen periodista hay que ser un buen buena persona”.

Además de los apuntes sobre la tecnología de cada década, también hay testimonios valiosos del sentido ético de cada exponente, del compromiso social de nuestros cronistas y de la implacable mirada fiscalizadora de su época.

Al leer el libro, ustedes desearían haber estado, como yo, con Juan “Tato Ramos” en su Westphalia en la Villa sin Miedo de Loíza. Habrán querido ir dentro del auto con Jorge Rivera Nieves, con todo y capucha, para entrevistar a Filiberto Ojeda Ríos. Del mismo modo hubiesen querido estar al lado de Rafy Matos en la nochevieja del 86 para darle un abrazo y también buscar un teléfono fijo para dictar la noticia.

Rafy, ponceño de nacimiento, y Yépez, todavía a tiempo para serlo, han sido autores y han colaborado con muchos libros. Estoy seguro de que La Noticia y Yo, debe estar entre sus favoritos.

Todo el que lea el libro, querrá formar parte – aunque sea en su imaginación- de las viejas redacciones de “El Mundo”, “El Imparcial”, “El Reportero”, “El Nuevo Día” , “El Vocero” y “The San Juan Star”.

Y estoy seguro de que no solo valorarán el contenido de este libro, sino que también valorarán a todos los periodistas que lo hicieron posible. Por eso damos gracias. La noticia y yo. Lo puede adquirir en El Candíl.

Publicado en Cultura, Deportes, General, Libertad de Expresión, Libertad de Prensa, Literatura, Periodismo, Política, Ponce, Puerto Rico | 2 comentarios

Relacionistas contra propagandistas

Las relaciones públicas forman parte del conjunto de disciplinas que componen la ciencia de la comunicación. Muchos la confunden con la Propaganda, que se asemeja a la Publicidad.

Los relacionistas tienen su convención en estos días. Ahora son licenciados. Y la convención otorga 10 créditos de educación continua. No viola su colegiación la libertad de expresión porque hablar a nombre de otro no es un derecho sino un privilegio. Las personas tienen el derecho a hablar por sí mismas pero nadie les puede privar de delegar en otro el mensaje que quiera ofrecer.

En el caso del Periodismo, aunque se trabaja para una empresa que delimita una línea editorial basado en la ideología de los inversores, la Constitución no abre la puerta a esa restricción ya que aunque existan esos mismos parámetros, el periodista escribe desde su perspectiva y la información que descubra mediante una investigación seria, coherente y rigurosa. Si su editor altera la redacción, el estilo y el contenido de tal forma que el producto final no sea el suyo el autor tiene el derecho a que se remueva su nombre de la noticia.

En el caso del relacionista el mensaje que recomiende, redacte y distribuya tiene que ser aprobado por su cliente mientras que no lleva su firma. El relacionista trabaja para su cliente y el periodista para su editor. En ambas ramas existen los improvisados, los artesanales y los empíricos. Gente que no estudió ni tiene vocación pero que a lo largo del tiempo han ejercido el oficio mediante la práctica sin haberlo estudiado. Muchos de estos ejercen con profesionalidad su oficio, mientras otros creen que son clones de Goebbels. Esos son los que han provocado que a los relacionistas se les confunda con propagandistas políticos o comerciales. Y son esos a los que tienen que vigilar.

La colegiación puede ser un primer paso pero no el único para mejorar una profesión u oficio. Hay relacionistas que recomiendan a sus clientes políticos atacar a los periodistas que publican notas de información que se pretende ocultar al pueblo. Y están los que acuden a la gerencia de los medios para exigir que ese periodista no cubra a su cliente. Los medios serios editorialmente y fuertes comercialmente los echan de su redacción. Los débiles los escuchan. Si alguien le hace daño a las relaciones públicas son esos que enmascarados con un diploma y una licencia tratan de manipular la prensa, presionar a los editores y hasta iniciar una campaña de descrédito contra los periodistas que hacen su trabajo.

Las relaciones públicas, como parte de la Ciencia de la Comunicación, es una disciplina de alta importancia en el mundo corporativo y también en el ámbito gubernamental.

Si se ejerce con ética, profesionalidad y sin ánimo de lucro desmedido, incluso a costa de fondos públicos, puede ser un oficio colegiado de la más alta estima. Por eso es importante no confundir a los relacionistas con los propagandistas y no comparar al relacionista con un aspirante a Goebbels. Que sea exitosa su convención y que la ética sea la hoja de ruta.

Publicado en General, Relaciones Públicas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Un premio inmerecido

DSC00310Es difícil obtener un premio. Más difícil es merecerlo. Y es casi imposible rechazarlo.

No hay nada que cause más estrés a un periodista que un homenaje, premio o reconocimiento. No hay nada que sonroje más a un comunicador social que un elogio público. Estamos acostumbrados a la crítica y nos sorprende lo contrario. Hasta sospechamos de una palmada. En nuestro caso, no es que sea desconfiado sino más bien, descreído.

Dicen que los reconocimientos no se buscan ni se rechazan. Sin embargo, los periodistas profesionales no debemos aceptar reconocimientos de municipios ni de las tres ramas republicanas de gobierno así como tampoco de corporaciones con fines de lucro, monarquías (si las hubiera), juntas militares, asociaciones comerciales o clubes deportivos. Ese tipo de reconocimiento alude un tipo de complicidad. Y eso el pueblo no lo perdona.

¿Ustedes se imaginan a una federación deportiva premiando a un periodista que destapó una nota adversa a sus intereses, un partido político homenajeando a quien descubre sus mentiras, o a una organización comercial reconocer a quién fiscalizó sus gestiones para evadir sus responsabilidades fiscales? Eso nunca ocurrirá.

No se trata de una humildad forzada ni de un exhibicionismo parejero o menosprecio a quienes conceden los reconocimientos en el gobierno y el sector privado, sino fundamentalmente de un simple ejercicio de ética periodística.

Sabemos que los tiempos han cambiado, que el periodismo moderno es más comercial y aquella formula exitosa de antaño en la que se combinaban el propietario conservador, el editor liberal y el reportero radical ha sido cambiada por la del propietario politiquero, el editor sensacionalista y el reportero farandulero.

Por eso no es extraño que en medio de un noticiero o programa de noticias inserten una entrevista comercial pagada o ¨infomercial¨ con la voz del reportero ancla. Cambian los tiempos, los estilos y los enfoques pero no cambia la ética.

El único reconocimiento que los periodistas valoramos es el del pueblo. Por eso, y hasta ahora, solo había aceptado un reconocimiento, el de la fraternidad deportiva Nu Zeta Chi de Guayanilla, por tratarse de una organización deportiva no gubernamental y no comercial. Y porque siempre satisface ser apreciado por la gente de su barrio, pueblo o vecindario.

En esta ocasión, la Asociación de Escritores de Historia Deportiva del Sur (AEHD), con sede en Ponce, nos ha nominado junto a otros comunicadores del deporte para el Premio Eugenio Gómez Messorana por trayectoria en los medios de comunicación, en especial la Radio.

El Museo del Deporte de Ponce Francisco “Pancho” Coímbre será sede de la entrega de la Quinta Edición del Premio Eugenio Gómez Messorana a la excelencia del periodismo, comentario, narración y técnica radial deportiva, el sábado 31 de mayo del año en curso.

Los otros nominados son Raúl Cintrón Velázquez, Fernando Rivas Dominicci, Walter Ortiz Zavala y Héctor Meléndez. Raúl es la voz oficial del atletismo y el fondismo en Puerto Rico. Rivas Dominicci ha sido el director ejecutivo de la Asociación de Radiodifusores por los pasados 25 años. Walter es el portavoz oficial de la fanaticada rojinegra. Y Héctor es el mejor narrador de baloncesto de Puerto Rico.

Gómez Messorana fue el pionero en las transmisiones radiofónicas del Team Ponce de béisbol profesional en el campo deportivo Charles H. Terry. Fue el primer delegado de la novena ante la Liga de Béisbol Profesional y presidió la Fraternidad de Escritores de Deportes, Capitulo “Juan B. Román”, de Ponce en 1966. Como reportero deportivo se destacó en el periódico El Imparcial. Por su trayectoria fue exaltado a la Galería de los Inmortales del Deporte Ponceño en 1983 como Propulsor del Deporte.

Rafael “Rafy” Sepúlveda fue el primer recipiente de ese premio en 2010. También le ha sido conferido este premio a Luis R. Varela, Luis A “Wito” Morales, José “Pepén” Fernández, Pedro Carlos Lugo, Néstor Manuel Marrero, Martin Colón, Willie Batista, José “Pachy” Rodríguez, Vicente Reyes, Oscar Cruz y José “Cheo” Carrasquillo.

Los premios se dan este año en mayo, Mes de la Radio. La radio ha sido nuestra eterna compañera. En nuestra casa siempre se sintonizaba la WPAB de Ponce. Mi padre no se perdía La Tremenda Corte y a mi madre le gustaba el programa Club  550. En mi caso, las cápsulas mañaneras de Pedro Carlos Lugo y la Trinchera Deportiva de Luis Varela eran casi una religión. Cuando surgió Foro Deportivo con Pedro Carlos y Pepén era costumbre escucharlos al llegar de la cancha. Al lado de Pedro, Luis y Pepén, mi aportación es insignificante. El que ellos consideren que podemos ser incluidos en un círculo al que pertenecen por derecho propio es un honor que no podemos rechazar.

Por eso, luego de analizarlo detenidamente, hemos decidido aceptar esa gentileza porque se trata de una verdadera organización sin ánimo de lucro, una asociación de historiadores del deporte, el respeto que guardo por Gómez Mesorana y porque siempre satisface ser apreciado por compañeros que están activos escarbando en los archivos de las bibliotecas, las hojas estadísticas de las organizaciones deportivas y narrando los acontecimientos que forman parte de nuestra historia.

Aunque pensamos que nos falta mucho para poder merecer un premio, respetamos el criterio de la asociación, aceptamos la nominación y felicitamos a todos los nominados al Premio Eugenio Gómez Messorana de 2014.

Un reconocimiento como ese no se obtiene sin el respaldo de nuestra familia, nuestros amigos, nuestros vecinos y nuestros compañeros de trabajo. Y sin el favor de nuestros lectores y radioyentes mucho menos sería posible. Tampoco sería posible sin nuestros editores.

A nuestros editores agradecemos la oportunidad que nos han bridando de narrar a nuestro modo, lo que hemos podido ver como testigos de la ciudad.  Gracias por ayudarnos a mejorar los textos, por respetar la integridad de nuestros testimonios y por no alterar nuestras miradas. Fue un placer colaborar con sus proyectos.

A nuestros familiares, amigos, colegas, y vecinos, gracias por el respaldo, el respeto y el aliento. También a nuestros maestros, los de primaria, secundaria y la universidad. A todos ellos dedicamos este premio.

 

Publicado en Cultura, Deportes, Deportividad, Doctrina Social, General, Iglesia Católica, Libertad de Expresión, Libertad de Prensa, Mea Culpa, Periodismo, Ponce, Radio | 1 Comentario

El servicio a la cultura de acuerdo con la Doctrina Social de la Iglesia Católica

Para los que son católicos este documento debe ser familiar, especialmente los profesionales de los medios de comunicación. A modo de recordatorio lo reproduzco al terminar la Semana Santa.

ObservatoreLa cultura debe constituir un campo privilegiado de presencia y de compromiso para la Iglesia y para cada uno de los cristianos. La separación entre la fe cristiana y la vida cotidiana es juzgada por el Concilio Vaticano II como uno de los errores más graves de nuestro tiempo.El extravío del horizonte metafísico; la pérdida de la nostalgia de Dios en el narcisismo egoísta y en la sobreabundancia de medios propia de un estilo de vida consumista; el primado atribuido a la tecnología y a la investigación científica como fin en sí misma; la exaltación de la apariencia, de la búsqueda de la imagen, de las técnicas de la comunicación: todos estos fenómenos deben ser comprendidos en sus aspectos culturales y relacionados con el tema central de la persona humana, de su crecimiento integral, de su capacidad de comunicación y de relación con los demás hombres, de su continuo interrogarse acerca de las grandes cuestiones que connotan la existencia. Téngase presente que « la cultura es aquello a través de lo cual el hombre, en cuanto hombre, se hace más hombre, “es” más, accede más al “ser” ».

Pagina FranciscoUn campo particular de compromiso de los fieles laicos debe ser la promoción de una cultura social y política inspirada en el Evangelio. La historia reciente ha mostrado la debilidad y el fracaso radical de algunas perspectivas culturales ampliamente compartidas y dominantes durante largo tiempo, en especial a nivel político y social. En este ámbito, especialmente en los decenios posteriores a la Segunda Guerra Mundial, los católicos, en diversos países, han sabido desarrollar un elevado compromiso, que da testimonio, hoy con evidencia cada vez mayor, de la consistencia de su inspiración y de su patrimonio de valores. El compromiso social y político de los católicos, en efecto, nunca se ha limitado a la mera transformación de las estructuras, porque está impulsado en su base por una cultura que acoge y da razón de las instancias que derivan de la fe y de la moral, colocándolas como fundamento y objetivo de proyectos concretos. Cuando esta conciencia falta, los mismos católicos se condenan a la dispersión cultural, empobreciendo y limitando sus propuestas. Presentar en términos culturales actualizados el patrimonio de la Tradición católica, sus valores, sus contenidos, toda la herencia espiritual, intelectual y moral del catolicismo, es también hoy la urgencia prioritaria. La fe en Jesucristo, que se definió a sí mismo « el Camino, la Verdad y la Vida » (Jn 14,6), impulsa a los cristianos a cimentarse con empeño siempre renovado en la construcción de una cultura social y política inspirada en el Evangelio.

La perfección integral de la persona y el bien de toda la sociedad son los fines esenciales de la cultura: la dimensión ética de la cultura es, por tanto, una prioridad en la acción social y política de los fieles laicos. El descuido de esta dimensión transforma fácilmente la cultura en un instrumento de empobrecimiento de la humanidad. Una cultura puede volverse estéril y encaminarse a la decadencia, cuando « se encierra en sí misma y trata de perpetuar formas de vida anticuadas, rechazando cualquier cambio y confrontación sobre la verdad del hombre ».La formación de una cultura capaz de enriquecer al hombre requiere por el contrario un empeño pleno de la persona, que despliega en ella toda su creatividad, su inteligencia, su conocimiento del mundo y de los hombres, y ahí emplea, además, su capacidad de autodominio, de sacrificio personal, de solidaridad y de disponibilidad para promover el bien común.

El compromiso social y político del fiel laico en ámbito cultural comporta actualmente algunas direcciones precisas. La primera es la que busca asegurar a todos y cada uno el derecho a una cultura humana y civil, « exigido por la dignidad de la persona, sin distinción de raza, sexo, nacionalidad, religión o condición social ».Este derecho implica el derecho de las familias y de las personas a una escuela libre y abierta; la libertad de acceso a los medios de comunicación social, para lo cual se debe evitar cualquier forma de monopolio y de control ideológico; la libertad de investigación, de divulgación del pensamiento, de debate y de confrontación. En la raíz de la pobreza de tantos pueblos se hallan también formas diversas de indigencia cultural y de derechos culturales no reconocidos. El compromiso por la educación y la formación de la persona constituye, en todo momento, la primera solicitud de la acción social de los cristianos.

Radio VaticanoEl segundo desafío para el compromiso del cristiano laico se refiere al contenido de la cultura, es decir, a la verdad. La cuestión de la verdad es esencial para la cultura, porque todos los hombres tienen « el deber de conservar la estructura de toda la persona humana, en la que destacan los valores de la inteligencia, voluntad, conciencia y fraternidad ».Una correcta antropología es el criterio que ilumina y verifica las diversas formas culturales históricas. El compromiso del cristiano en ámbito cultural se opone a todas las visiones reductivas e ideológicas del hombre y de la vida. El dinamismo de apertura a la verdad está garantizado ante todo por el hecho que « las culturas de las diversas Naciones son, en el fondo, otras tantas maneras diversas de plantear la pregunta acerca del sentido de la existencia personal ».

Los cristianos deben trabajar generosamente para dar su pleno valor a la dimensión religiosa de la cultura: esta tarea, es sumamente importante y urgente para lograr la calidad de la vida humana, en el plano social e individual. La pregunta que proviene del misterio de la vida y remite al misterio más grande, el de Dios, está, en efecto, en el centro de toda cultura; cancelar este ámbito comporta la corrupción de la cultura y de la vida moral de las Naciones. La auténtica dimensión religiosa es constitutiva del hombre y le permite captar en sus diversas actividades el horizonte en el que ellas encuentran significado y dirección. La religiosidad o espiritualidad del hombre se manifiesta en las formas de la cultura, a las que da vitalidad e inspiración. De ello dan testimonio innumerables obras de arte de todos los tiempos. Cuando se niega la dimensión religiosa de una persona o de un pueblo, la misma cultura se deteriora; llegando, en ocasiones, hasta el punto de hacerla desaparecer.

En la promoción de una auténtica cultura, los fieles laicos darán gran relieve a los medios de comunicación social, considerando sobre todo los contenidos de las innumerables decisiones realizadas por las personas: todas estas decisiones, si bien varían de un grupo a otro y de persona a persona, tienen un peso moral, y deben ser evaluadas bajo este perfil. Para elegir correctamente, es necesario conocer las normas de orden moral y aplicarlas fielmente.La Iglesia ofrece una extensa tradición de sabiduría,

radicada en la Revelación divina y en la reflexión humana,cuya orientación teológica es un correctivo importante « tanto para la “solución “atea”, que priva al hombre de una parte esencial, la espiritual, como para las soluciones permisivas o consumísticas, las cuales con diversos pretextos tratan de convencerlo de su independencia de toda ley y de Dios mismo ».Más que juzgar los medios de comunicación social, esta tradición se pone a su servicio: « La cultura de la sabiduría, propia de la Iglesia puede evitar que la cultura de la información, propia de los medios de comunicación, se convierta en una acumulación de hechos sin sentido ».

Los fieles laicos considerarán los medios de comunicación como posibles y potentes instrumentos de solidaridad: « La solidaridad aparece como una consecuencia de una información verdadera y justa, y de la libre circulación de las ideas, que favorecen el conocimiento y el respeto del prójimo ». Esto no sucede si los medios de comunicación social se usan para edificar y sostener sistemas económicos al servicio de la avidez y de la ambición. La decisión de ignorar completamente algunos aspectos del sufrimiento humano ocasionado por graves injusticias supone una elección indefendible. Las estructuras y las políticas de comunicación y distribución de la tecnología son factores que contribuyen a que algunas personas sean « ricas » de información y otras « pobres » de información, en una época en que la prosperidad y hasta la supervivencia dependen de la información. De este modo los medios de comunicación social contribuyen a las injusticias y desequilibrios que causan ese mismo dolor que después reportan como información. Las tecnologías de la comunicación y de la información, junto a la formación en su uso, deben apuntar a eliminar estas injusticias y desequilibrios.

Vatican NewsLos profesionales de estos medios no son los únicos que tienen deberes éticos. También los usuarios tienen obligaciones. Los operadores que intentan asumir sus responsabilidades merecen un público consciente de las propias. El primer deber de los usuarios de las comunicaciones sociales consiste en el discernimiento y la selección. Los padres, las familias y la Iglesia tienen responsabilidades precisas e irrenunciables. Cuantos se relacionan en formas diversas con el campo de las comunicaciones sociales, deben tener en cuenta la amonestación fuerte y clara de San Pablo: « Por tanto, desechando la mentira, hablad con verdad cada cual con su prójimo, pues somos miembros los unos de los otros… No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino la que sea conveniente para edificar según la necesidad y hacer el bien a los que os escuchen » (Ef 4,25.29). Las exigencias éticas esenciales de los medios de comunicación social son, el servicio a la persona mediante la edificación de una comunidad humana basada en la solidaridad, en la justicia y en el amor y la difusión de la verdad sobre la vida humana y su realización final en Dios.A la luz de la fe, la comunicación humana se debe considerar un recorrido de Babel a Pentecostés, es decir, el compromiso, personal y social, de superar el colapso de la comunicación (cf. Gn 11,4-8) abriéndose al don de lenguas (cf. Hch 2,5-11), a la comunicación restablecida con la fuerza del Espíritu, enviado por el Hijo.

Publicado en Cultura, Doctrina Social, Filosofía, General, Iglesia Católica, Libertad de Expresión, Libertad de Prensa, Pedagogía, Periodismo, Radio, Religión | Deja un comentario