La política y el deporte

Muchas veces hemos escuchado que la política no mezcla con el deporte. Y muchas veces hemos oído decir eso, precisamente a los políticos. Esos que dicen una cosa y hacen otra.

Pero hay que aclarar unos conceptos, una cosa es la política y otra es el partidismo, ese virus que divide a personas más que las ideologías y las religiones, y eso ya es más que suficiente. También hay que aclarar que una cosa es política pública, otra política económica y otra la economía política. Pasa mucho con los que confunden desarrollo económico con crecimiento económico. Pero lo vamos a dejar para la sección de Política y Economía. Quedémonos en el deporte.

De todas las actividades humanas no hay unas que unan más a los ciudadanos que el deporte, el arte y la música. Y también nos pueden dividir, pero es en ocasiones especiales, no rutinariamente.

download (1)La política y el deporte han estado atadas desde que una conoció a la otra. Y es que son inseparable, incluso en democracias corporativas como Estados Unidos, donde existe una ley para proteger a los representantes de esa bandera en el deporte olímpico. Donde las corporaciones deportivas chantajean a ciudades para que emitan bonos e impongan tributos para fabulosos estadios y coliseos.

No hay forma de separar la política del deporte, pero si es posible dejar alejado el partidismo, aunque en colonias como Puerto Rico, la orden del día es alejarse de la efervescencia nacionalista cuando está en el poder el partido de la anexión incondicional absoluta y marcar como punta de lanza el nacionalismo deportivo cuando está en el poder el partido de la anexión condicionada.

En Puerto Rico no existe un Plan Nacional del Deporte, aunque se han hecho bosquejos en algunas ocasiones. No hay una filosofía deportiva, la Educación Física es deficiente, los maestros de esa disciplina son atados por las maquinarias partidistas, y los funcionarios, los gerenciales, tienen poco o nada que decir, ya que responden muchas veces a criterios partidistas.

La administración pública del deporte en Puerto Rico inició a principios de siglo XX con la construcción de parques para el recreo, de hecho así fue como se llamó la primera oficina de esa responsabilidad. Una copia del Parks and Recreation Administration de Estados Unidos. Luego se creó el Departamento de Recreación y Deportes, que funciona hasta hoy.

Y han surgido controversias con relación al uso de la bandera y los himnos de Puerto Rico, como fue el caso de lo Juegos Panamericanos de San Juan en 1979, cuando el gobernador colonial de ese momento pujó con los dirigentes en el movimiento olímpico local para que se tocara el himno de Estados Unidos.

En estos días, Estados Unidos cuenta con un presidente nacionalista que exige a los futbolistas no ejercer su derecho a la libertad de expresión hincándose de rodillas cunado interpretan el himno de ese país. Y los intimidados o cómplices dueños le han seguido el juego, rompiendo el esquema de que el sector privado es independiente del público en ese país.

Los juegos Olímpicos siempre han sido utilizados con motivos políticos por diversas voces de la política y el deporte. El presidente Jimmy Carter llamó a  un boicot de los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980.

downloadEn 1936 Jesse Owens y Adolfo Hitler desataron una batalla política en los Juegos Olímpicos de Berlín. Un afroamericano dominó varios eventos y un supremacista blanco se mordió los labios. Hoy e sun supremacista blanco el que quiere callar a los Owens que protestan contra el abuso policial contra afrodescendientes.

Restar fondos al movimiento olímpico  y a la educación física es un planteamiento político  también, aunque muchos lo vean solo como una acción natural de la condición económica precaria de Puerto Rico ante la monumental deuda a la que nos llevaron los políticos inescrupulosos y los gestores de bonos delincuentes.

En los municipios simplemente estrangulan económicamente a los gestores deportivos críticos de la administración pública secuestrada por el partidismo y la educación física empobrecida.

De modo que eso de que la Política y el Deporte no mezclan es tan falso como el que la religión y la Política tampoco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s