Una semana para festejar la eternidad de la palabra

Ha concluido en San Juan de Puerto Rico, el Festival de la Palabra organizado por el Salón Literario Libroamérica que preside la escritora puertorriqueña Mayra Santos Febres. A continuación algunas de las notas que publicamos para el servicio de noticias del comité organizador.

Premio Las Américas a la mejor obra de narrativa del hemisferio

Por Reinaldo Millán
Para El Festival de la Palabra de Puerto Rico

8 de mayo de 2010, San Juan, Puerto Rico – Puerto Rico concederá a partir de 2011 uno de los premios literarios más importantes del hemisferio, al anunciarse, dentro del marco del Festival de la Palabra, el Premio Las Américas, dotado con $25,000 dólares para la mejor obra narrativa publicada durante 2010.

El premio es auspiciado por la Fundación Las Américas, anunció su portavoz Janine Fonalledas de Grau, durante una conferencia en el Festival de la Palabra que organiza el Salón Literario Libroamérica en Puerto Rico que dirige la escritora Mayra Santos Febres. El premio se otorgará en mayo de 2011.

El coordinador del Premio, el escritor boliviano Edmundo Paz Soldán, explicó que de este modo se premia a la mejor publicación en español e inglés, pero que existe la posibilidad de que en los próximos festivales se agreguen otros idiomas como lo podrían ser el francés y el portugués.

Santos Febres agradeció el respaldo de la Fundación Las Américas y destacó su compromiso para hacer del Festival de la Palabra un encuentro permanente de escritores que cada mes de mayo se reúnan en Puerto Rico para celebrar el arte de la palabra.

Paz Soldán dijo que el premio surge de los encuentros de escritores y será otorgado por escritores que irán leyendo las obras de mayor calidad y luego durante el Festival de la Palabra del año siguiente premiarán la obra de mayor importancia publicada del 1 de enero al 31 de diciembre del año que finalizó.

Santos Febres sostuvo que “sabemos que este premio en unos años competirá con los mejores del mundo, no solo por su cuantía monetaria sino también por la calidad de las obras”.

El Festival de la Palabra continúa hoy sábado con un programa variado de conferencias para escritores y periodistas así como para educadores y el público en general. Finaliza mañana con una asamblea de escritores.

Las charlas, debates y diálogos del Festival son transmitidos por HITN-TV  (http://www.hitn.tv/) a través de la Internet para una comunidad de 30 millones de hispanos en Estados Unidos. Canales de México y Canadá se han encadenado.

Las diez postales de Luis Rafael Sánchez para el Viejo San Juan

Por Reinaldo Millán
Para El Festival de la Palabra de Puerto Rico

8 de mayo de 2010, San Juan, Puerto Rico – Con fino humor, ironía seductora y elegante voz, el escritor puertorriqueño Luis Rafael Sánchez presentó anoche diez postales para el Viejo San Juan, un viaje pictórico literario que paseó a decenas de atentos y maravillados amantes de la palabra por diversas estampas de la historia de la capital de Puerto Rico.

En su conferencia magistral “Postales de la ciudad noble y leal”, Luis Rafael Sánchez se dirigió a un público cautivo en el Museo de Arte de Puerto Rico, así como a más de 30 millones de televidentes que posiblemente lo pudieron ver en vivo por HITN-TV, sin otra intención que no fuera la de provocar. Y esa provocación tuvo efecto cuando comenzó a repartir postales, esas imágenes que eternizan un instante y que se quedan grabadas en nuestra mente como si fueran carteles que se fijan en una pared o grafitos que se dibujan en las puertas de nuestros dormitorios.

Y cada postal iba acompañada de una cita, pero no de cualquier cita sino de aquellas que del mismo modo se han quedado grabadas en los recuerdos de los puertorriqueños como si fueran oraciones divinas o bíblicas, porque del mundo de la literatura y la música se han pegado al oído de los boricuas como si fueran pantallas que se han soldado en sus orejas.

“Postal Primera: Desde una altura relativa, cuando el avión prepara el descenso y unos tramos costeños alertan de la cercanía insular, San Juan parece un fantástico jardín nocturno. El regalo que espera de noche al que llega a la capital puertorriqueña lo constituyen los ramilletes de flores eléctricas que impugnan hasta hacerla tambalear, la dictadura de las sombras. No hay otra ciudad caribeña mejor alumbrada”, subrayó para ilustrar la contaminación lumínica que describe las noches de San Juan del mismo modo en que Ortega Y Gassett caracterizaba las de Nueva York con el epíteto de una ciudad con “un cielo cálido”.

El autor de La guaracha del Macho Camacho mencionó que “un país con forma de isla es un país en forma de cárcel”, de la que huyen miles, como por ejemplo los boricuas que se montan en guagua aérea, los dominicanos en yola y los cubanos en balsa, tratando de escapar del Caribe, al que comparó con un pez caníbal que devora lo que pasa por sus aguas. Como cita final para esa postal presentó la voz de Luis Paléz Matos: ¡Ahí vienen los tambores!/Ten cuidado, hombre blanco, que a ti llegan/ para clavarte su aguijón de música./Tápate las orejas,/cierra toda abertura de tu alma/y el instinto dispón a la defensa;/que si en la torva noche de Nigricia/te picara un tambor de danza o guerra/su terrible ponzoña/correrá para siempre por tus venas.

Luis Rafael continuó repartiendo postales, nueve más, que invitaron a una genuina reflexión sobre la filosofía del materialismo mágico, el consumo desmedido, el ruido ensordecedor, las corrientes migratorias, la eterna discusión del estatus, la distancia generacional, la incomunicación de clases, el narcotráfico, la demagogia política, los despidos por la Ley 7, la huelga universitaria y hasta la financiación gubernamental de la fe, que se mercadea a través de algo así como “Jehová Inc. Se salvan almas al contado”.

En la décima postal pintó una ciudad de San Juan que “avanza terca y guapona, amarga y populachera, dejándose tentar por los sueños pero cuidándose de las devastaciones de sus fuegos”. Finalizó con el pegajoso estribillo que cantan todos los puertorriqueños, aunque no hayan vivido en la capital pero que lloran como tal vez ocurrió con Noel Estrada: “Una tarde partí hacía extraña nación, pues lo quiso el destino. Pero mi corazón, se quedó frente al mar, en mi Viejo San Juan”.

Las diez postales de Luis Rafael Sánchez cerraron la jornada del viernes del Festival de la Palabra que se ha venido desarrollando en esta ciudad desde el miércoles.

El Salón Literario Libroamérica en Puerto Rico, bajo la dirección de Mayra Santos Febres, organiza el Festival de la Palabra.

Las charlas, debates y diálogos del Festival son transmitidos por HITN-TV  (http://www.hitn.tv/) a través de la Internet para una comunidad de 30 millones de hispanos en Estados Unidos. Canales de México y Canadá se han encadenado.

Tomás Eloy Martínez: un heraldo de la libertad armado de la palabra

Por Reinaldo Millán
Para El Festival de la Palabra de Puerto Rico

San Juan, 6 de mayo de 2010 – El gran periodista y escritor argentino Tomás Eloy Martínez estuvo ayer presente en el Festival de la Palabra de Puerto Rico, cuando un grupo de amigos, al lado de su hijo Ezequiel, recordaron su legado como defensor de la libertad de prensa y adelantaron que el próximo año se convocará a un premio literario y periodístico al que esté ligado su nombre.

Tomás Eloy Martínez fue evocado en la primera de las charlas del festival que organiza el Salón Literario Libroamérica en Puerto Rico y que tiene por escenarios el Cuartel de Ballajá y otras localidades del Viejo San Juan.

Tomás Eloy, uno de los precursores del Nuevo Periodismo en América Latina, falleció a principios de este año. Dejó una obra apreciada por los periodistas de habla hispana así como en Estados Unidos, donde colaboró con The New York Times y laboró en la Universidad de Rutgers como director del Programa de Estudios Latinoamericanos.

Ezequiel, su hijo, quien es periodista y escritor, anunció que se gesta la creación de la Fundación Tomás Eloy Martínez para fomentar la creación literaria y de periodismo. Anticipó que la Fundación convocará en 2011 a un premio sobre periodismo narrativo y en 2012 a uno de ficción.

“La Fundación ya tiene sede en Buenos Aires, y vamos a destacar varios proyectos que son muy importantes para la creación literaria”, subrayó al anunciar el proyecto con la esperanza de que tenga gran acogida en  América Latina.

Tomás Eloy fue recordado por su gran curiosidad, como un excelente conversador y agudo investigador tanto en el campo de la literatura como en el periodismo, y por la forma en que enseñó a través de su estilo a crear un periodismo vivo y vibrante.

“Era un gran conversador”,  recordó el escritor y periodista argentino Martín Caparrós, quien jovialmente comentó que Tomás Eloy iba del relato oral a la charla de libros y de allí saltaba fácilmente a contar chistes, “aunque contaba chistes malos”. Caparrós admiraba la forma de contar historias y afirmó que “me gusta recordarlo como un gran inventor de historias verdaderas”.

El escritor puertorriqueño Héctor Feliciano, autor del Museo Perdido, admitió que se quedó maravillado por “la colindancia extraordinaria entre el periodismo y la literatura” que se reflejaba en las obras de Tomás Eloy.

El Salón Literario Iberoamérica en Puerto Rico, bajo la dirección de la escritora Mayra Santos Febres, organiza el Festival de la Palabra, el cual comenzó el pasado martes y se extiende hasta el domingo en el Cuartel de Ballajá, Viejo San Juan.

El Festival es transmitido por HITN-TV  (http://www.hitn.tv/) a través de la Internet para una comunidad de 30 millones de hispanos en Estados Unidos. Canales de México y Canadá se han encadenado.

El humor de Bryce y la ironía de Echenique en el rostro de Alfredo

Por Reinaldo Millán
Para El Festival de la Palabra de Puerto Rico

Alfredo Bryce EcheniqueAlfredo Bryce Echenique

El humor y la ironía, esos hermanos gemelos que han paseado por las páginas que ha escrito, se subieron al podio anoche en esta ciudad del Caribe en la voz de Alfredo Bryce Echenique, en un “performance” que culminó con aplausos delirantes durante la conferencia magistral que dictó el laureado escritor peruano como parte de la oferta cultural del Festival de la Palabra de Puerto Rico.

El autor de El huerto de mi amada inició su conferencia con las luces apagadas, situación que aprovechó para establecer el tono y el ritmo de su locución, al decir casi con una carcajada que “era la primera vez que dictaba una conferencia sin poder ver el público”. Al encender las luces, comentó que a partir de ese momento era posible que la luz no lo dejara ver el texto, y comenzó a seducir a los asistentes al Teatro Tapia de San Juan con su voz de barítono cansado y su prosa del humor más afinado y la ironía que enternece al más despistado y triste de los lectores.
Bryce Echenique, cuya narrativa transita entre el humor y la ironía, presentó un mapa de ruta en el que recreó un viaje por el mundo del humor, en el que citó a Charlie Chaplin junto a Buster Keaton así como La memoria de fuego de Eduardo Galeano, para detenerse en Borges, cruzar frente a Cortázar y congelar la figura de Max Aub “como aquel francés que quiso ser español” y “lo logró para desdicha suya”.

Seleccionó el 1690 como punto de partida, cuando Sir William Temple dijo que “el humor es un invento inglés”, frase que pegó tanto que hasta autores de un sentido fino del humor y la ironía como Cortázar llegó a repetir una frase similar al indicar que “la madurez nacional, supongo, nos llevará a comprender por fin que el humor no tiene por qué seguir siendo un privilegio de los anglosajones y de Borges o Adolfo Bioy Casares”.

Para el autor peruano, el humor está ya en todas partes y en sus más variadas y diversas formas. “Lo importante, en todo caso, es descubrir su mecanismo y cómo éste puede llevarnos al terreno de lo sarcástico y lo cruel, como en Quevedo, y de lo sonriente, tierno e irónico, como en Cervantes, sobre todo en El Quijote”.

Sin embargo, puntualizó que “la ironía, con ser reveladora y sutil, puede llegar al realismo extremo, y hasta ser tan fina como demoledora”. Luego recordó que Quevedo caricaturizó  “con crueldad al cojo, al tuerto, al calvo, al manco o al jorobado, y la parte satírica de su obra, por más ingeniosa que sea, se convierte en un verdadero catálogo de las posibilidades de la burla y el escarnio, que puede llegar incluso a la más canalla delación”.
Bryce Echenique subrayó que el humorismo, “sobre todo la ironía, consiste en el sentimiento de lo contrario, suscitado por la especial actividad de la reflexión que no se oculta y convierte en una forma del sentimiento, sino en su opuesto, aún siguiendo paso a paso a ese sentimiento como la sombra sigue al cuerpo”.

En un momento dado, Bryce Echenique detuvo la conferencia hasta que no le llevaran agua, gesto que hizo reír a carcajadas a los asistentes, hasta que bajó su mirada y encontró el  vaso que habían colocado para que refrescara su garganta. Continuó, y echó mano de Milan Kundera, quien a su vez rescató una frase de Octavio  Paz, en su libro Los testamentos olvidados, al reiterar que “ni Homero ni Virgilio conocieron el humor; Ariosto parece presentirlo, pero el humor no toma forma hasta Cervantes, el humor es la gran invención del espíritu moderno”.

El Salón Literario Iberoamérica en Puerto Rico, bajo la dirección de la escritora Mayra Santos Febres, organiza el Festival de la Palabra, el cual comenzó el pasado martes y se extiende hasta el domingo en el Cuartel de Ballajá, Viejo San Juan.

Haití: entre el aislamiento, los embates y la esperanza

San Juan, 6 de mayo de 2010 – Las heridas de Haití se han agudizado con el terremoto del 12 de enero, afectando a la primera república del Caribe no sólo el campo económico sino también el ámbito de la cultura, especialmente por el aislamiento al que el país ha sido sometido.

La poeta y ensayista haitiana Evelyne Trouillot y el novelista guadalupano Ernst Papin advirtieron sobre esta realidad en su charla sobre Haití en la que, sin embargo, la esperanza no estuvo ausente. Trouillot, por ejemplo, exaltó “esperanza que nace en la virginidad de las madres que nunca mueren”.

La charla ha sido parte de la oferta del Festival de la Palabra que se lleva a cabo en San Juan, Puerto Rico, desde ayer hasta el 9 de mayo.

Uno de los obstáculos en la historia contemporánea de Haití es la ausencia de la producción cultural en los medios de comunicación, especialmente la radio, que es el más poderoso del país, explicó Trouillot, a quien mejor conocen como la “poeta de la supervivencia”.

“No hay medios que ayuden a los escritores a difundir su trabajo. Son obstáculos que enfrentan los escritores”, expresó la autora, quien ha logrado que diarios importantes de Europa le brinden espacio para exponer su pensar, como Le Monde y Libération, en Francia, así como diarios como The New York Times en Estados Unidos.

Con relación a la producción literaria nacida a partir del terremoto de enero, Trouillot  consideró que este desastre está tan presente todavía en las mentes de los haitianos que les es un poco difícil “publicar sobre algo tan cercano en el tiempo”.

Trouillot contó que Haití ha tenido tantos golpes a lo largo de su historia que la constancia en la lucha y la resistencia ante los embates climáticos y políticos permiten darse cuenta de que se trata de un pueblo valiente, valeroso y enérgico.

Papin,  novelista de Guadalupe que ha ganado el Premio Casa de América (1990), señaló que Haití siempre sobrevive y sigue presente no sólo en el Caribe sino en Estados Unidos y Europa.

“Haití y Guadalupe siempre han estado unidos en la lucha a través de la historia. Haití siempre ha estado presente en Guadalupe, pero también está presente en San Juan, está presente en Miami, está presente en Cuba, está presente en Nueva York. Haití tiene vocación para ser una potencia en el Caribe, así lo creo”, afirmó a un público congregado en  la tarima principal del Cuartel de Ballajá en el Viejo San Juan.

En el foro moderado por la periodista Laura Candelas, los autores también discutieron el tema del aislamiento, el cual siempre ha estado presente en la historia de Haití, desde 1804, cuando Occidente la penalizó por alcanzar su independencia.

El aislamiento, dijeron, no sólo lo ha sufrido Haití, sino que se ha producido paradójicamente entre los mismos pueblos del Caribe, donde la cultura y el idioma, el comercio y la política han establecido barreras que en algunas ocasiones han sido vencidas pero en la mayoría de las veces no ha podido abrir la puerta de la integración antillana.

El Salón Literario Iberoamérica en Puerto Rico, bajo la dirección de la escritora Mayra Santos Febres, organiza el Festival de la Palabra, el cual comenzó el pasado martes y se extiende hasta el domingo en el Cuartel de Ballajá, Viejo San Juan.

Esta entrada fue publicada en General, Libertad de Expresión, Libertad de Prensa, Literatura, Periodismo, Puerto Rico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s