Juan XXIII y el periodismo católico

Recordado en Italia como Il Papa Buono, el beato Juan XXIII ( Angelo Giuseppe Roncalli) fue el Papa que presidió el XXI Concilio Ecuménico -que posteriormente fue llamado Concilio Vaticano II, instrumental en la renovación de la Iglesia Católica, al hacer hincapié en los medios de comunicación social. El domingo, 4 de diciembre de 1960  ofreció uno de los mensajes más claros sobre la función de los periodistas católicos. Esto fue hace cinco décadas pero sigue vigente a pesar de que la tecnología ha desplazado a miles de periodistas en todo el orbe. Leamos un fragmento del DISCURSO DEL PAPA JUAN XXIII A LA UNIÓN CATÓLICA DE LA PRENSA ITALIANA.

“Os acogemos con afecto particular, queridos hijos periodistas católicos. Lleváis un hermoso, alto y exigente nombre…

…Vuestra preparación preparación profesional, queridos hijos, nos hace pensar en la amplitud e importancia de la misión que habéis escogido. Ningún cargo se improvisa, bien lo sabéis, y si a toda profesión de responsabilidad social preceden largos y duros años de especialización, de teoría y práctica, con mayor motivo debe esto aplicarse a los periodistas militantes. Un periodista no se improvisa. Para alcanzar ese conjunto de cualidades que hace fácil y útil su servicio, es necesario un aprendizaje. Reflexionad. El periodista necesita la delicadeza del médico, la facilidad del literato, la perspicacia del jurista, el sentido de responsabilidad del educador.

Tal amplitud de horizontes exige, por consiguiente, una seria preparación. Por eso no bastará solamente saber informar y ser informado. Es necesario conocer el modo y las técnicas de la información y al mismo tiempo no perder el tiempo en inútiles audiciones y lecturas, para que se afine la sensibilidad y se posea el arte de saber escoger, entresacar y revestir las noticias.

Semejante preparación exige grandes posibilidades materiales, y, por tanto, es un deber la compensación económica. Es necesario que los colaboradores de cada periódico perciban una justa retribución, a pesar de la escasez de medios financieros de que adolece la prensa católica, carente de los beneficios económicos extraordinarios con que fácilmente cuenta la prensa partidista y la llamada independiente. El ruego y la consigna de nuestro inmortal predecesor León XIII es todavía válida: “Todos los que desean realmente y de corazón que las cosas, tanto sagradas como civiles, sean defendidas eficazmente por valientes escritores y que florezcan, traten de fomentar en ellos, con su generosidad, los frutos de las letras y del talento, y cuanto más rico sea uno, sosténgaseles con los propios medios y bienes.” (Ene. Etsi Nos, 15 de febrero de 1882, Acta Leonis, III,12).

Por tanto, hay que ser generosos y sostener la buena causa. Y aun cuando en este punto se alcance la situación ideal y más satisfactoria, será necesario siempre evitar el profesionalismo puro, ya que el que mira las cosas desde el solo punto de vista económico, técnico y de la perfección del trabajo, aunque sea honrado, no llenará su cometido si no está sostenido y elevado por el espíritu de oración y de caridad, por un impulso de apostolado. Esto es lo que embellece y hace meritorias ante Dios cada una de vuestras acciones, especialmente las que forman la trama diaria de vuestra actividad.

Ved, pues, que lo primero que llevamos en el corazón es vuestra preparación, considerada en su plena luz, en la que se funden armoniosamente las cualidades naturales, las exigencias técnicas y la vocación espiritual a obrar el bien para agradar a Dios, según las enseñanzas del Apóstol, “para que sigáis una conducta digna de Dios, procurando serle gratos en todo, dando frutos de buenas obras y creciendo en el conocimiento de Dios” (Col., 1,10)….

…¡Queridos hijos! No os desaniméis por las dificultades cotidianas en que se desenvuelve vuestro trabajo, sino sabed animarlo con la generosidad y el entusiasmo que nace de vuestras más profundas convicciones. Estamos unidos a vosotros con atención paternal, con vivo interés por vuestros problemas, con la ayuda que nos es posible y especialmente con la oración. Que el Señor os conceda tener siempre fe en vuestros propósitos, que acreciente vuestra actividad para que sea cada vez más eficaz y mantenga vuestra unión en las empresas, convocando en torno a ella todas esas buenas y animosas energías que, unidas, pueden hacer tanto bien, mediante el conocimiento y valoración de los talentos propios de cada periodista puestos al servicio de todos.

Estos son nuestros más ardientes deseos, nuestras íntimas aspiraciones. Y en prenda del paternal afecto que tenemos a cada uno de vosotros, nos complacemos en acompañarlos con nuestra especial y confortadora Bendición Apostólica, que hacemos extensiva a toda la Unión y a todos los que os son más allegados y queridos por lazos de familia, de profesión y de amistad”.

* AAS 52 (1960) 1014-1019;  Discorsi, messaggi, colloqui, vol. III, págs. 57-64.

Esta entrada fue publicada en Iglesia Católica, Libertad de Prensa, Mea Culpa, Periodismo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Juan XXIII y el periodismo católico

  1. Matilde dijo:

    El Discurso del Papa Juan XXIII a la Unión Católica de la
    Prensa Italiana,tiene hoy mucha vigencia,cuando
    observamos la gran cantidad de colegas Periodistas
    que han fallecido en Irak,Honduras,México entre otros
    países del mundo.
    Sus palabras son proféticas y a veces cuando apreciamos
    a escala planetaria tanta discordia,guerras y múltiples
    problemas políticos,gran crisis económica,social etc,
    en lo personal me siento impotente al no poder alzar mi voz
    y gritar a todo pulmón que vamos por mal camino o caminos
    equivocados.
    Cuando recibí mi título de Licenciada en Comunicación Social
    después de cinco largos años de estudios,me sentí feliz
    por que mi sueño estaba hecho,pero al salir a “Patear las
    calles ” en busca de noticias,primicias y tubazos me encontré con que no todo lo que estaba sucediendo lo
    podía plasmar al pie de la letra en el Periódico,por que
    me iba a ocasionar un grave problema,entonces he decidido estar más bien de bajo perfil,sobre todo cuando
    se es Periodista Católica y no puedes decir lo mucho que te
    incomoda saber que existen Muchos Sacerdotes Pedófilos
    Católicos que una creía que eran hombres santos,
    ¿Cómo hago para redactar un artículo de opinión sobre
    personas que son de mi religión?.
    En conclusión me encanta escribir pero estoy buscando otro tipo de labor u empleo,por que la ética periodística
    la llevo muy en alto y si tengo que abtenerme a decir la
    verdad de los acontecimentos “en pleno desarrollo”,
    prefiero repito cambiar de profesión.

  2. Rei Millán dijo:

    Gracias, Matilde por el comentario. Que lindo saber que la ética para vos es una guía de vida. Comparto todo lo que dices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s