La educación pública, la prensa y la censura

bannedbooksLa Sección 5 del Artículo II de la Carta de Derechos de la Constitución del Estado Libre Asociado establece los parámetros bajo los cuales se brindará la instrucción pública en Puerto Rico.

La misma establece que “toda persona tiene derecho a una educación que propenda al pleno desarrollo de su personalidad y al fortalecimiento del respeto de los derechos del hombre y de las libertades fundamentales”.

Del mismo modo indica que “habrá un sistema de instrucción pública el cual será libre y enteramente no sectario’.

“La enseñanza será gratuita en la escuela primaria y secundaria y, hasta donde las facilidades del Estado lo permitan, se hará obligatoria para la escuela primaria”, agrega.

Además, establece que “la asistencia obligatoria a las escuelas públicas primarias, hasta donde las facilidades del Estado lo permitan, según se dispone en la presente, no se interpretará como aplicable a aquellos que reciban instrucción primaria en escuelas establecidas bajo auspicios no gubernamentales”.

La Constitución subraya que “no se utilizará propiedad ni fondos públicos para el sostenimiento de escuelas o instituciones educativas que no sean las del Estado. Nada de lo contenido en esta disposición impedirá que el Estado pueda prestar a cualquier niño servicios no educativos establecidos por ley para protección o bienestar de la niñez”.

Corresponde a todos, especialmente a los periodistas, vigilar porque no se viole la Constitución que avalaron con los votos sus propios lectores, radioyentes, televidentes o internautas.

Algunos amigos, especialmente los que trabajan para el gobierno o para empresas que mantienen contratos o relaciones afines con los administradores gubernamentales, han criticado a la Asociación de Periodistas por protestar contra la censura en el Departamento de Educación, alegando que se trata de un conflicto ético al no mantenerse neutrales o que han asumido una postura partidista al rechazar una directriz del oficialismo. Esos amigos olvidan que en todas partes en todas las épocas esa es precisamente la labor de los periodistas, abogar por la libertad de pensamiento, la libertad de información y la oportunidad de los ciudadanos de poder acceder al conocimiento. Dicho sea de paso, la última semana del mes de septiembre se celebra en Estados Unidos, la Semana Contra la Censura Literaria, una actividad auspiciada por la Asociación de Bibliotecarios y la Asociación de Periodistas y Escritores.

Nadie que se respete intelectualmente puede defender la censura y mucho menos la de cinco libros que han sido prohibidos a estudiantes de los grados once y doce, quienes al cumplir los 18 años, tendrán derecho a manejar un coche, casarse, votar en las elecciones, ingresar al departamento de Policía y hasta  morir en la guerra. En definitiva se le estará negando lo que garantiza la Constitución; “el derecho a una educación que propenda al pleno desarrollo de su personalidad y al fortalecimiento del respeto de los derechos del hombre y de las libertades fundamentales”.

Esta entrada fue publicada en Libertad de Prensa, Pedagogía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s